INSPIRE: estrategia internacional que México asume para proteger de la violencia a sus niñas, niños y adolescentes

Categoría: Temas de interés | Fecha: Dic. 19, 2016

Sociedad y gobierno de México buscan abatir la violencia que afecta a las niñas, niños y adolescentes del país: 39.2 millones de personas, un tercio de su población.

Ante la situación, se han implementado una serie de medidas e, incluso, se participa en movimientos internacionales que tienen el mismo fin de protección y garantía de los derechos de la Niñez.

Alianza Global contra la Violencia Infantil de UNICEF. México es una de las cuatro Naciones Guía que encabezan el movimiento, junto con Suecia, Tanzania e Indonesia. La participación mexicana fue anunciada por Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, en julio de 2016, en Nueva York, Estados Unidos.

La Alianza Global contra la Violencia Infantil, en la que UNICEF participó en la elaboración de INSPIRE que se trata de un conjunto de Siete Estrategias basadas en las mejores pruebas disponibles y que ofrecen las máximas posibilidades para reducir la violencia contra niñas, niños y adolescentes.

INSPIRE parte de un diagnóstico de la magnitud de la violencia contra la niñez en el mundo, ya que se calcula que en 2015 alrededor de mil millones de niños y niñas en el mundo han sufrido algún tipo de violencia física, sexual o psicológica. Las consecuencias abarcan lesiones, enfermedades y problemas de salud mental.

Esto da como resultado que INSPIRE proponga Siete Estrategias para poner fin a la violencia contra niñas y niños, que son las siguientes:

1. Aplicación y vigilancia del cumplimiento de las Leyes.

Se prohíben castigos violentos por parte de las personas adultas, se penaliza el abuso sexual y explotación de niñas y niños, se limita el acceso a armas de fuego.

 

2. Normas y valores.

Abandonar la adhesión a normas sociales y de género nocivas y restrictivas, movilización comunitaria positiva.

 

3. Entornos seguro.

Intervenciones en zonas críticas, impedir propagación de violencia y mejorar el entorno construido.

 

4. Apoyo a padres y cuidadores.

Visitas domiciliarias, funcionamiento de grupos comunitarios y programas integrales.

 

5. Ingresos y fortalecimiento económico.

Asociaciones de crédito y ahorro con perspectiva de igualdad de género, microfinanciación con normas de género.

 

6. Servicios de respuesta y apoyo.

Asesoramiento, terapias, familias de acogida, intervenciones, tratamiento de adolescentes en el sistema de justicia penal.

 

7. Educación y aptitudes para la vida.

Aumentar matrícula en primaria y secundaria, entorno escolar seguro, aumentar conocimiento sobre naturaleza de abusos sexuales, formas de protección, prevención de la violencia de pareja, formación en aptitudes sociales y para la vida.

 

Las estrategias están diseñadas para que se refuercen entre sí y funcionan mejor cuando se aplican de forma conjunta.

Para México es la oportunidad de ejecutar acciones que construyan relaciones y entornos seguros para su niñez. Las Siete Estrategias aceleran el fin de la violencia, pero su aplicación no sólo es responsabilidad del gobierno sino de toda la sociedad mexicana.

El carácter de un país se mide por cómo trata a su niñez, decía Nelson Mandela, porque lo que perjudica a una niña, a un niño afecta a todos. Por lo tanto, entre todos debemos poner fin a la violencia para abrir paso a todo el potencial de la niñez del país, garantizar sus derechos y promover un presente digno para su vida.